Skip to main

La tecnología al servicio del tratamiento de enfermedades

Genlives quiere revolucionar la medicina a través del estudio del genoma, permitiendo diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades.


Genlives está presente en el mercado desde hace un año para ofrecer estudios genómicos como insumo de la medicina. La información que surge de la secuenciación del ADN se utiliza para diagnosticar enfermedades. El objetivo de los emprendedores al frente de la empresa es generar un plan según cada paciente. Los estudios se pueden utilizar también para la prevención o tratamiento de varias enfermedades.

Los datos obtenidos del ADN son interpretados por un médico genetista. El análisis puede brindar información útil en varias áreas. Por ejemplo, se puede conocer si existen riesgos de enfermedades genéticas que aún no fueron diagnosticadas o la predisposición genética a una enfermedad. Además, se puede conocer si una pareja es portadora de una enfermedad recesiva, como es el caso de la fibrosis quística –se produce cuando ambos padres son portadores–, y así poder contribuir en la toma de decisiones.

Un dato más que se puede obtener es la respuesta a tratamientos o a determinados fármacos. La idea de ofrecer este tipo de servicios surgió cuando la bioinformática, Lucía Spangenberg (33), participaba de un proyecto de investigación en el Instituto Pasteur –en el que trabaja– sobre la secuenciación del ADN de los uruguayos. La emprendedora creyó interesante utilizar este método para obtener información en el área médica-clínica.

Casi simultáneamente, el Instituto creó la incubadora Bioespinn y Spangenberg se postuló con este proyecto. Actualmente Genlives está transitando el segundo año de incubación.

El proyecto necesitaba de mucho trabajo y Spangenberg se dio cuenta que tenía que compartir su idea y sumar personas con experiencia en otras áreas, por lo que al primero que acudió fue a su padre, el ingeniero Eduardo Spangenberg (67). La emprendedora asegura que la participación de su padre no solo es de gran utilidad por su profesión sino también porque a lo largo de su vida ha puesto en marcha varias empresas que luego vendió.

También se sumó el médico genetista Victor Raggio (45), quien cumple un rol fundamental en el vínculo con los pacientes y en el análisis de los datos.

Para montar la empresa fue clave el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), a través de la incubación en Bioespinn. Al comienzo la inyección de capital fue de US$ 25.000 y el mismo monto se les otorgó el segundo año. Actualmente los emprendedores necesitan más capital, por lo que están buscando inversiones. En este momento hay cinco potenciales inversores con los que mantienen reuniones.

Plataforma propia

Los emprendedores de Genlives desarrollaron, junto a la empresa Quanam, una plataforma online que permite interpretar los resultados de los estudios según una base de datos de información sobre las mutaciones. A través de ella, el médico tiene a su alcance una gran cantidad de información en menos tiempo. Eso permite tomar mejores decisiones.

Genlives y Quanam se unieron y se postularon en el programa de apoyo de ANII denominado Implementación de la Innovación 2016. Una de las necesidades que tenían para desarrollar y poner en marcha la plataforma era el financiamiento del proyecto, ya que su costo rondaba los $ 200.000. El programa cubrió el 70% ($ 4.199.570) y Genlives y Quanam se hicieron cargo de la inversión restante.

Estudios y precios

Una vez que el cliente se contacta con Genlives y se informa el tipo de examen que necesita, desde la empresa se toma una muestra de saliva o sangre de la que se extrae el ADN. Luego se realiza una secuenciación genómica masiva y un análisis bioinformático, genético y clínico. Con esa información el médico determina las mutaciones de la persona.

Dentro del servicio que brinda la empresa está incluida una entrevista previa a los exámenes con el médico genetista y posterior a los mismos, debido a que en todos los casos los resultados son brindados por el médico.

El exoma es el estudio de todos los genes, que permite visualizar globalmente al paciente y así poder analizar una gran cantidad de enfermedades. Esto ayuda a diagnosticar a pacientes con enfermedades no identificadas. Ese estudio tiene un costo de US$ 1.600 más IVA (10%).

El estudio de los paneles, que tiene un costo de US$ 1.200 más IVA, analiza un conjunto específico de genes, por ejemplo cuando se quiere conocer si hay predisposición de enfermedades cardiológicas.

El análisis pre-reproductivo permite detectar si los futuros padres son portadores de enfermedades genéticas recesivas y las mutaciones de ellas, y tiene un costo de US$ 1.000 mas IVA.

El estudio del genoma es el más abarcativo y complejo de los análisis, y tiene un costo de US$ 4.500 más IVA. En él se examinan los genes y las regiones reguladoras: se estudia al paciente en su conjunto, permitiendo identificar la mayor cantidad de alteraciones.

Startup seleccionada

Genlives fue elegido el mejor emprendimiento en Uruguay y finalista de la etapa regional de la competencia mundial de startups en mercados emergentes que organiza Seedstars World en unión con BBVA Open Talent, para reconocer a las mejores empresas tecnológicas. La empresa uruguaya participará en abril de 2018 del evento mundial de Seedstars Summit. Eso brindó a Genlives tener mayor visibilidad y les posibilitó llegar a clientes y potenciales inversores.

Además, la emprendedora aseguró que gracias a la competencia pudo mejorar su pitch y dijo que ganar este tipo de concursos les da "un sello más".

Las claves

Recepción. Cuando el proyecto fue presentado a médicos, hubo reacciones variadas. Lucía Spangenberg aseguró que deben difundir más la aplicación de esa tecnología al área clínica porque no es muy conocido su uso.

Clientes. La empresa vende sus servicios al consumidor final aunque trabaja en coordinación con los médicos que tratan al paciente.

Equipo. Si bien todos los integrantes de la empresa tienen otra actividad, se conformó un grupo comprometido con el proyecto.

 

Fuente: El Observador