Skip to main

Primer centro biotecnológico del país

El pasado 16 de noviembre fue presentado en la Universidad ORT Uruguay el primer centro biotecnológico del país, con la presencia de autoridades nacionales, empresarios e investigadores.


Crear una vacuna que sea específica contra las especies de garrapatas que afectan al ganado en Uruguay, estudiar la composición de cannabinoides en semillas de cáñamo, o desarrollar una tecnología que permita dar valor comercial a los residuos de sorgo y aprovecharlos como alimento veterinario son algunos de los proyectos que ya se desarrollan en el primer Centro de Biotecnología del país.

El centro “tiene el objetivo de formar recursos humanos, tanto empresariales como de postgrado”, dijo Carlos Sanguinetti, director del CBI+I, en el acto en el que también estuvieron el ingeniero Fernando Brum —presidente del Directorio de la ANII—, la ministra de Industria Carolina Cosse, y la directora general de ORT Uruguay, Charlotte de Grünberg.

El Centro está integrado por la Universidad ORT Uruguay y, por el momento, por cuatro empresas locales e internacionales que desarrollan sus actividades en el marco biotecnológico: Lta. Biotec, Winter Garden, Calister y Jucar. Asimismo, el centro se encuentra abierto a la incorporación de otras empresas del sector así como a unidades académicas de otras universidades.

Sanguinetti contó que actualmente se desarrollan siete proyectos de investigación en conjunto con la industria, tanto nacional como internacional, con empresas provenientes de Argentina, Australia y Francia, entre otros países.“Este es el lugar para hacer proyectos juntos por los intereses del país”, destacó Sanguinetti. Brum, por su parte, se refirió a la importancia de “tejer la trama”, en el sentido de crear espacios y condiciones para que el gobierno, la academia, las empresas, los emprendedores y los inversores puedan trabajar en conjunto.

          

El CBI+I cuenta con equipamiento de última generación, un equipo de investigadores reconocidos en el país y técnicos disponibles para la implementación y ajustes de nuevos protocolos. Su foco está en el desarrollo de una metodología de trabajo ajustada para una rápida y eficiente transferencia tecnológica, detalló Sanguinetti.

El laboratorio ocupa 300 m2, fue creado especialmente para este fin y se ubica en la planta alta de la sede de Biotecnología (Mercedes 1237) de Universidad ORT. Allí, el centro cuenta con salas de Bioseguridad —espacios que reúnen las condiciones adecuadas para realizar ensayos o manipular organismos que pueden llegar a ser patogénicos para el humano—, además de salas con fermentadores y purificadores de proteínas, las cuales permiten investigar el crecimiento de microorganismos y sus productos.

Para ANII, la creación de Centros Tecnológicos responde a la necesidad de contar con lugares especializados que promuevan la innovación y la transferencia de tecnología al sector productivo, generando nuevas capacidades que benefician al país.

“Es un profundo orgullo ser testigo del comienzo de algo ya concretado en el sector privado”, dijo Cosse en referencia a este centro que Brum definió como “uno de los vectores impulsores del Uruguay del conocimiento”.

Nota de PRO Universitarios