Skip to main

El dep. de programas especiales de la UTEC es "un laboratorio de innovación"

El diseño institucional de la Universidad Tecnológica (UTEC) incluye cuatro departamentos académicos: el de ingenierías, otro de agrotecnologías y alimentos, uno de medioambiente, y el departamento de programas especiales. Actualmente, los departamentos de agrotecnologías y alimentos y el de medioambiente están en proceso de fusión. La sección de programas especiales cumple una función algo distinta que el promedio de departamentos académicos de cualquier universidad uruguaya. En palabras de su director, Álvaro Pena, no sólo se trata de un conjunto de programas y proyectos sino que funciona como “un departamento de innovación educativa”, o, como a él le gusta llamarlo, “el departamento del por qué no”, en referencia a que todas las ideas son tenidas en cuenta. Si bien señaló que en los otros departamentos de la UTEC también se llevan a cabo tareas de innovación, Pena dijo que cuentan con una mayor libertad para hacerlo en la sección que dirige.


El departamento de programas especiales se conformó en diciembre de 2016 bajo la premisa de promover habilidades y competencias del siglo XXI en los estudiantes. Pena explicó que eso quiere decir “trabajar la creatividad, la innovación, el trabajo en equipo, la responsabilidad global y local, de una forma transversal”. El director señaló que ello no quiere decir que todos los estudiantes pasen por el mismo molde con el objetivo de que queden con la misma forma, sino que se desarrolla “una matriz de libre configuración” para ellos, “que son quienes tienen la responsabilidad de construir su propio camino”. “Tratamos de promover su autonomía y que los estudiantes se empoderen de sus aprendizajes, de forma que puedan elegir qué habilidades trabajar más. No es que haya un curso de creatividad y otro de innovación, sino que se realizan varias actividades donde se trabajan estos temas”.

Pero el departamento de programas especiales también tiene una carrera de grado a cargo: se trata del tecnólogo en jazz y música creativa. Además, cuenta con la unidad de relacionamiento internacional y cinco programas transversales: el de fomento de la investigación, desarrollo e innovación, que apunta a que los estudiantes tengan herramientas en la gestión de proyectos y en procesos vinculados a la innovación; el programa de emprendimientos tecnológicos, con un mayor énfasis en la actitud emprendedora, lo que, en palabras de Pena, “no significa que sea para generar empresarios, sino que se trabaja a un nivel de actitud”; el programa de ciencia interactiva, que trata de abordar contenidos vinculados a la ciencias básicas (física, química, biología y matemática) desde una perspectiva de interacción e integración; el programa de evaluación y estadística, que apunta a la interpretación de datos y la evaluación de iniciativas tecnológicas; y el programa de lenguas, a partir del que la UTEC apunta a que sus estudiantes manejen un segundo idioma.

“La universidad establece la obligación de que todos los estudiantes salgan con una certificación internacional en inglés; dependiendo del nivel de ingreso es el nivel de egreso que van a tener. También estamos trabajando con otras lenguas; las que vimos que tienen mayor receptividad de los estudiantes fueron el portugués y el chino mandarín”. Este último, incluso, surgió de la demanda de los propios alumnos.

Cultura UTEC

En suma, el departamento de programas especiales juega un papel trascendental a la hora de promover entre los estudiantes la “cultura UTEC”, que el director describe: “Va a haber miles de ingenieros, pero pocos ingenieros de UTEC. En términos numéricos, porque tenemos un número acotado de estudiantes, y por el diferencial que podemos aportar al proceso de desarrollo. La cultura UTEC tiene que ver con estudiantes que trabajan fluidamente en equipo, que son capaces de explorar procesos creativos, vincularse en lo social de forma más articulada”.

Esta idea también incluye “la capacidad de pensar en red global”, ya que “en el mundo se habla de cadenas de valor de conocimiento a nivel global, donde cada uno aporta lo suyo”. “Cada vez uno sabe más de cosas más acotadas y por lo tanto depende de otra persona, y eso requiere habilidades blandas”, definió. Para Pena, se necesita cierto trabajo de parte de la universidad, ya que el estudiante que ingrese este año va a egresar en 2022, en un contexto diferente, y quizás necesite terminar de desarrollar sus habilidades profesionales durante varios años más. “No sabemos qué escenario vamos a tener, pero sí está claro que podemos ser protagonistas de determinadas habilidades. Por eso también creemos mucho en la construcción conjunta con los estudiantes, en el entendido de que la mejor forma de predecir lo que pase en el futuro es ver qué es lo que tiene mayor éxito en el presente. Todas las actividades que hacemos en relación al desarrollo de prototipos, impresoras 3D, cortadoras láser, armado, diseño, construcción, todo eso tiene un atractivo muy importante para los estudiantes, independientemente de la carrera, no sólo en mecatrónica. Hay que saber leerlo y entenderlo, porque nos permite desarrollar esa cultura colaborativa dentro de la UTEC. Es igual de relevante que manejar conocimientos de mecánica”, opinó el director.

Para Pena, esto se ve claramente en el sector de tecnologías de la información: “Muchas empresas del exterior se vienen a instalar en Uruguay, o están las que nacen acá. Está estudiado que hay un cuello de botella en el desarrollo de capacidades. Uruguay va a ser destacado por la cantidad de programadores que va a generar en los próximos diez años, hay programas que están trabajando para eso, como el Plan Ceibal con Jóvenes a programar, la UTEC, la Universidad de la república, UTU, o propuestas de la educación no formal. El siguiente cuello de botella ya no va a estar en tener programadores, sino en quién gestiona los equipos de los programadores, quién introduce metodologías de pensamiento de diseño para pensar soluciones creativas a problemas que están surgiendo en el entorno. Esa capacidad hay que trabajarla y desarrollarla muchísimo. Ahí está la cultura UTEC, que nos permite pensar en que nuestros egresados y estudiantes sean protagonistas en ese futuro, en poder leer lo que está sucediendo y poder intervenir y moldear el escenario futuro que se viene”.

Preinscripciones abiertas | Las inscripciones para cursar carreras de grado de la UTEC permanecen abiertas hasta mañana a las 23.59. Todo el proceso de inscripción en el sitio web de la universidad, en el que se debe llenar un formulario y presentar la documentación requerida. En caso de que las solicitudes superen el cupo que tiene cada carrera, el miércoles 21 de febrero se hará un sorteo entre todos los preinscriptos. A partir de allí se elabora la lista completa de los inscriptos y también se confecciona una lista de prelación de suplentes.

Inscribite aquí. Lee la nota de La Diaria aquí.