Skip to main

«El futuro del trabajo subirá los salarios»

Brett Walsh, el líder global de Capital Humano de Deloitte visitó Montevideo en el marco de un evento internacional sobre el futuro del trabajo.


«El uso de robots será alto, (pero) los humanos decidirán adónde irá la automatización», analizó Walsh sobre el impacto de la tecnología en el mundo del trabajo»

Su visión se centra en la idea de que el futuro traerá la oportunidad para que los humanos realicen tareas más creativas que hoy, incluso a cambio de mejores salarios. Para tener un lugar en ese mercado laboral dinámico y exigente, las personas deberán capacitarse cada cuatro años, a la vez que las instituciones académicas deberán enseñar para «las habilidades del futuro en vez de la historia del pasado», apuntó. Walsh visitó Montevideo para exponer en un evento global de Deloitte. Aquí, un resumen de su charla con El Empresario.

Algunos analistas alertan sobre la destrucción de empleos por sobre la creación de trabajo como resultado de la automatización y las nuevas tecnologías. Usted tiene un enfoque diferente, más positivo, cree que gracias a estos avances los humanos conseguirán mejores empleos en el futuro. ¿En qué basa esa conclusión?

Sí, creo que seremos capaces de conseguir mejores trabajos, porque la automatización y las tecnologías disruptivas simplemente reemplazarán tareas que las máquinas ya pueden hacer, con lo cual liberarán capacidad para que las personas hagan trabajos «más humanos», más creativos. Los robots nunca serán capaces de crear o reemplazar soluciones a problemas, usar el juicio, ser empáticos. Entonces, el crecimiento del uso de robots será alto, pero los humanos decidirán adónde irá la automatización. En los próximos 10 o 15 años se reemplazará el trabajo mecánico, que generalmente es el que los humanos no quieren hacer. Quieren hacer tareas donde puedan usar sus atributos, rasgos y habilidades. Entonces creo —y Deloitte también así lo siente— que hay un futuro mucho más positivo para todos en lo que es la cuarta revolución industrial.

¿Qué habilidades deberán tener las personas entonces?

Hemos hecho investigación y se requerirán habilidades ligadas a la solución de problemas, a la empatía, el juicio, el procesamiento cognitivo, que solo los humanos pueden hacer. Esos son los roles que tenderán a hacer mucho más en el futuro, porque las máquinas reemplazarán el alto volumen de actividades de bajo valor agregado que tenemos que hacer hoy.

Habla de roles de bajo valor agregado como los que se verán más afectados por estos cambios. Ahora, ¿qué industrias sufrirán más el cambio?

En realidad, creo que todas las industrias se beneficiarán de la disrupción y todas experimentarán una transición al avanzar hacia el futuro del trabajo. Es inevitable. No creo que haya ganadores y perdedores, porque estas nuevas tecnologías reemplazarán tareas dentro de procesos, no reemplazarán trabajos. Esa es una diferencia importante. De hecho, por causa de la tecnología han aparecido ya otros trabajos y roles como el del community manager, por ejemplo, que antes no existían. En definitiva, van a cambiar algunos roles y al mismo tiempo seguirán surgiendo otros nuevos.

¿Qué tipo de empresas se están adaptando mejor a esta era disruptiva? ¿Qué tienen en común estas compañías?

Es interesante lo que pregunta, porque no hay realmente ejemplos de áreas en las que todos lo estén haciendo bien. Las mejores compañías son las que están experimentando con las nuevas tecnologías y están construyendo músculo y memoria corporativa para entender las implicaciones de estos desarrollos y cómo pueden sacar mejor provecho de ellos. Claramente, las empresas de tecnología no tienen la historia corporativa de otras organizaciones tradicionales, entonces, son capaces de empezar desde cero y así es más fácil. Es mucho más difícil para las organizaciones tradicionales avanzar hacia el futuro del trabajo, porque tienen un sistema legado.

¿Las empresas tradicionales comparten la visión optimista que usted promueve?

En este momento hay empresas, gerentes y líderes que probablemente están un poco confundidos por lo que han escuchado sobre la automatización y no saben cómo desenmarañar eso para entender qué hacer a continuación. Creo que tenemos una muy clara narrativa que básicamente está incentivando a la gente y a las organizaciones a experimentar y crear esa memoria y músculo. Ahora, no hay un santo remedio; tienes que crearlo para ti mismo. Cuanto más experimenten las organizaciones, más cómodas se sentirán las personas con estas tecnologías y reconocerán las oportunidades, los casos de uso. Y es concebible que en cinco años el 25% de los trabajos realizados por las organizaciones será automatizado, aunque en diferentes maneras, porque los procesos de cada uno son distintos.

Lee la nota completa de El Empresario aquí.