Skip to main

"Algunas compañías están haciendo tareas desde acá que la gente no se puede imaginar"

El gerente general de WTC Free Zone, Ignacio Del, resaltó en entrevista con El Empresario la importancia de invertir en talento para captar inversiones y el rol de las zonas francas como captadoras de empleos de calidad.


Nació en Montevideo, tiene 39 años. Es contador y completó un MBA en el IEEM. Encabeza la zona franca de servicios hace cuatro años, donde le «entusiasma día a día» sentir que aporta su «granito de arena para traer empleo de calidad al país». Asegura que las 1.500 personas que trabajan en la torre son el «principal indicador» que mira, incluso más que el porcentaje de ocupación de las oficinas. Confía en que la clave para que el régimen siga creciendo es mejorar la educación, pero es «optimista» ante el reto de completar rápido una segunda torre de 21 pisos, que está en obras y sería inaugurada a inicios de 2020. Está casado, tiene dos hijos y en su tiempo libre disfruta de jugar al fútbol.

Cuando Carlos A. Lecueder le planteó al gobierno en 2005 hacer una zona franca, había solo 15.000 metros cuadrados en el país para esos exclaves. Ahora la extensión es 10 veces esa y WTCFree Zone va por su segunda torre. ¿Cuál considera usted que es el principal motor de expansión?

Yo venía de Diageo (la empresa que maneja marcas como Johnny Walker, Smirnoff y Bailey’s), donde era gerente financiero. Llegué a WTC Free Zone en 2014 con un cambio de rol. Si bien es una gerencia general, el foco es más que nada comercial. Cuando comencé la torre estaba en un 70% de ocupación y hoy está con ocupación casi total. Estamos pasando las 140 empresas provenientes de cerca de 28 países. Creo que la expansión viene dada porque el mercado al cual se apunta en tema de zonas francas de servicios es el mundo. Es un mercado grande y no es que haya un único motivo sino varios. Obviamente, Uruguay ha construido con el tiempo buenos casos de éxito que han hecho que nuevas empresas vengan. El país se empieza a hacer conocido como un lugar atractivo para que desarrollen desde aquí actividades para el mundo.

¿Ha habido una diversificación de los rubros de empresas que se instalan o de sus países de procedencia?

El crecimiento ha venido en dos dimensiones. Por un lado, empresas de rubros existentes empiezan a escuchar que su competencia está instalada en Uruguay y eso pone en el mapa al país como destino importante, por lo que se instalan. Pero también vienen de otros rubros a instalarse. Es muy importante para nosotros que se conozca Uruguay, porque muchas veces el país no es del todo conocido como centro de servicios compartidos o como destino de inversiones.

¿Qué le juega a favor al país?

Cuando las empresas miran el factor determinante para instalarse: la localización, la tecnología, la infraestructura (tecnológica como edilicia) y el clima de negocios es relevante, pero creo que el talento es el factor por excelencia que buscan al elegir una locación. El talento es el gran secreto. Uruguay tiene gente muy bien capacitada, gente educada en las capacidades que requiere el mundo actual de negocios, como los idiomas, y también las carreras técnicas en Uruguay tienen un nivel adecuado. A nivel de talento Uruguay ha construido una historia de éxito. Creo que el desafío importante es seguir generándolo. Tenemos que mejorar nuestra currícula para seguir produciendo masa crítica de talento. Para eso es muy importante mejorar nuestra educación. Tenemos que atender ese desafío hoy, porque los servicios sin lugar a dudas son un nicho que le pueden traer al país muchísimas oportunidades. Siento que acá más que ofrecer oficinas lo que hacemos es poner nuestro granito de arena para traer trabajo de calidad al país. Eso me entusiasma día a día. Más que la ocupación de la torre, ese es el principal indicador que miramos: poder tener 1.500 o 2.000 personas que están trabajando desde Uruguay al mundo. Nuestro principal objetivo es generar trabajo de calidad para nuestro país.

¿Cuáles son los principales servicios que exportan las empresas desde WTC Free Zone?

Más del 90% de las empresas instaladas son del exterior. Tenemos cerca de 140 empresas de 30 nacionalidades. Un 38% son empresas de consultoría y servicios profesionales, 23% son empresas dedicadas al trading, un 20% son del sector financiero y un 19% de tecnología. Algunas compañías están desde acá haciendo tareas que no se puede imaginar...

¿Como cuáles?

Se están diseñando edificios para EE.UU., por ejemplo. La empresa de arquitectura de origen estadounidense Humphreys & Partners tiene más de 35 arquitectos responsables del área de diseño de los proyectos más importantes de EE.UU. Y la multinacional danesa Bestseller, una de las más importantes multimarcas de moda (es dueña Jack & Jones y Only) eligió WTC Free Zone para colocar su sede central para toda Latinoamérica. Comenzó trabajando en Uruguay en 2015 y de la mano de los buenos resultados también dirigirá desde aquí la operación del mercado estadounidense. Y en el rubro farmacéutico está el grupo latinoamericano Biotoscana, presente en más de 10 países. Tiene su sede en esta torre, donde está basado su equipo de liderazgo ejecutivo y trabajan más de 40 personas para la región.

¿Qué otros países compiten con Uruguay en la región con el régimen de zonas francas?

Colombia es muy fuerte, República Dominicana y Costa Rica también. Somos netamente competidores. Costa Rica es un país muy similar al nuestro y obviamente tiene un montón de empresas instaladas allí, quizás no de tanto valor agregado como en Uruguay, hay mucho call center y contact center que quizás no es un modelo a imitar por nuestra escala, pero ha hecho un muy buen trabajo en capturar el interés de empresas para alojar sus centros de servicios.

Lee la nota completa de El País aquí.