Skip to main

Transformarse da laburo

Claudia Umpiérrez, Hernán González, Camila Jodal y Bruno Gili contaron sus experiencias en la incorporación de tecnologías como claves del éxito para su desarrollo laboral, durante el panel de #Jugados en Smart Talent Day que condujo Inés Pereyra Rivero.


 

"Cuando uno hace lo que le gusta es cuando se siente feliz"

“Con el uso del VAR hay muchas cosas que los árbitros realizamos durante un partido que ya no serán necesarias, pero sustituirnos no es el fin de la tecnología. Este es minimizar errores y que la incidencia sea lo menor posible, subsanar los errores claros y manifiestos que el ser humano en la cancha no puede percibir. De acá a cinco años los cambios van a ser muy superiores” explicó Claudia Umpiérrez, la primera mujer en arbitrar un partido de fútbol de la Primera División uruguaya.

“En mi caso he visto que hay gente a favor y en contra de la tecnología en el deporte. Tenés a la gente que dice que la trampa es parte del juego y que está aceptado, y está el que considera que no”, continuó. “Yo creo que la trampa no está bien en ningún ámbito y en el fútbol menos. No está bueno quedar eliminado de una Copa del Mundo con un gol con la mano, y me parece que es parte de un cambio social que tenemos que ir aceptando. En definitiva el rol del árbitro es hacer justicia y creo que la tecnología está ayudando un poco a esa función”.

En su opinión hay que hacer lo que realmente nos gusta, más allá de los obstáculos o las barreras que puedan haber. “En definitiva uno cuando empieza a trabajar no sabe si le va a dar lo que quiere o necesita, pero cuando uno hace lo que le gusta es cuando se siente feliz”, concluyó.


"Es importante saber inventarse uno mismo dentro de su propio trabajo"

“Profesionalmente los primeros años de trabajo son la parte fundamental de la carrera. Ahí es cuando vos definís, te das cuenta cuál de los caminos más angostos de tu profesión querés seguir, pero para eso necesitás vivir muchas experiencias diferentes. A mí me pasó con la música y el sonido de publicidad, entré en un estudio de grabación cuando tenía 22 años y vi cómo se producía un disco, cómo se grababa una publicidad, cómo se sonorizaba una película, música para un corto, etc.”, contó por su parte Hernán González, músico, productor y docente.

En el mundo del arte y de la música, por supuesto, existen las reglas, y se da bastante la trampa utilizando la tecnología, ya sea cuando un DJ tiene que mezclar dos temas o con los softwares que producen música. “Creo que las nuevas generaciones tienen una capacidad de discernimiento de lo real mucho más aguda. En realidad, tecnología sin alma y sin un contenido espiritual detrás no es nada, se percibe claramente la diferencia cuando alguien está poniendo de su alma en lo que hace, aunque el oyente no entienda técnicamente lo que está sucediendo”, sentenció.

La música generativa es lo que se viene en su área: inteligencias artificiales generando contenido musical. “Me pasó que por curiosidad me metí en la programación, pero hoy en día cualquier persona que trabaja en las industrias creativas tiene que saber utilizar software para crear software, por el lado que sea, porque ahí está el aporte humano de aquí en adelante. Hoy en día es mucho más importante saber inventarse uno mismo dentro de su propio trabajo, incluso cuando uno trabaja dentro de una empresa y no encuentra el espacio para desarrollar sus ideas”, cerró.


"Tengan curiosidad porque no sabemos qué caminos se van dando"

“En finanzas sobre todo, creo que la cancha se ha abierto. Hace unas décadas atrás, cuando uno quería hacer una inversión, tenía que ir a un banco o a una corredora y contar con montos altos para que te consideraran”, comentó Camila Jodal, especialista en trading electrónico, consultora independiente y docente en la Universidad ORT Uruguay.

“La información estaba más reservada en un cierto grupo, hoy en nuestros teléfonos tenemos todo”, prosiguió. “Existen otras formas de invertir, por ejemplo en plataformas web donde casi no hay mínimos y quizás con 500 dólares ya podés empezar. O si querés buscar un asesoramiento financiero en lugar de hacerlo por tu cuenta, se puede hacer a través de un robot advisor, que analiza el perfil y sugiere un portafolio de inversión. La gran diferencia entre eso e ir a un banco con un asesor financiero es que el costo es mucho más bajo”, graficó.

“Tengan curiosidad, no solo en el área específica en donde están, abran el espectro porque no sabemos qué caminos se van dando. Todo el conocimiento que se va generando seguramente se aplique en algún lado dentro de la carrera profesional que uno emprenda”, acotó finalmente.


"Hoy podemos competir sin problemas desde Uruguay"

Por su parte Bruno Gili, contador y socio en CPA Ferrere, sostuvo que en los primeros años de trabajo priorizaría desempeñarse en cosas que efectivamente tengan algo que ver con hacia dónde queremos ir, más allá de las otras condiciones que hacen a un trabajo, como el sueldo, la cercanía, etc. “No digo que no sean importantes, pero los va a marcar no solo en lo que aprenden, sino en las relaciones que construyen. Uno va acumulando antecedentes y lo que hace en esos primeros años es muy relevante”, afirmó.

“Antes de la masificación de internet, en el mundo había cuatro o cinco grandes firmas de consultoría vinculadas a lo que hacemos nosotros en CPA, porque uno no accedía a las bases de conocimiento. Hoy podemos competir sin problemas desde Uruguay e intentar ser parte”, explicó en referencia al contexto actual. “Tenemos muchos muchachos que estudiaron para economistas o contadores y hoy están todo el día preparándose en temas tecnológicos porque sino no podrían ejecutar su actividad. Diría que la tecnología es el corazón de lo que hacemos”.

“Lo que hagan traten de hacerlo bien, pónganse como objetivo hacerlo bien, eso siempre paga. Traten de entender qué pasa en el país y en el mundo, porque de ahí uno obtiene mucha información útil. Y luego tengan sueños. Hay que fijarse sueños más o menos locos, pero tienen que estar. Les va a ayudar a adaptarse mejor a esas cosas que vienen”, fue su reflexión final.