Skip to main

TIC demandarán más empleo en el diseño de aplicaciones móviles


El diseño de aplicaciones para celulares (apps) será la tecnología que más impacto tendrá en la industria de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los próximos cinco años. En ese sentido, el sector demandará mayor cantidad de especialistas para el desarrollo de esos productos.

Estos datos surgen del informe “Prospectivas de empleo y formación profesional en el Sector del Software y Servicios Informáticos (SSI) en Uruguay” realizado por el Sistema Nacional de Formación Profesional (SNFP), una división de la Dirección Nacional de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), al que accedió El Observador.

El trabajo describe los principales sectores tecnológicos en los que evolucionará el sector.

Además proyecta la necesidad de empleo que se tendrá en base a las tecnologías mencionadas, buscando así adaptar programas educativos a las necesidades del futuro.

Para la primera fase de la realización del estudio, referente a la identificación de tecnologías que en el futuro serán desarrolladas en Uruguay, se utilizó el método Delphi.

Por el mismo, siete especialistas relacionados con el sector identificaron y proyectaron ocho tecnologías con nivel de difusión mayor a 70% para el año 2020 –que consideren que serán usadas con abundancia por la población– y que los integrantes del panel conocían.

Tecnologías con mayor difusión

Las ocho tecnologías, de 16 propuestas, con mayor porcentaje de difusión resultaron: aplicaciones para celulares (90%), computación en la nube (86,6%), metodologías ágiles (85,7%), calidad de datos (82,8%), verificación (80%), middleware (77,1%), inteligencia empresarial (74,2%) y sistema de información geográfica (71,4%). Más abajo en la lista quedaron inteligencia artificial (62,86%),big data (54,29%), web semántica y linked data (43,3%), gamification (43,3%).

Las aplicaciones para celulares tendrán de acuerdo a los especialistas una evolución en su difusión de 63,3% en 2015, de 83,3% en 2017 y de 90% en 2020.

Dentro de los siete especialistas que participaron del trabajo, hay dos representantes de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de Información (CUTI), dos de Uruguay XXI, y tres representantes de la Universidad de la República. El informe aclara que estos resultados no pueden ser generalizables para todo Uruguay pues se trata de lo recogido en base a los especialistas consultados para el estudio en particular.

En base a lo establecido en referencia a los empleos que serán demandados, teniendo en cuenta las tecnologías mencionadas, se creó un grupo integrado por representantes de empresas, de universidades, de trabajadores y otros organismos buscando identificar cambios en los perfiles ocupacionales. Se distinguieron siete ocupaciones: soporte técnico, tester, desarrollador, analista, ejecutivo comercial, arquitecto y gerente de proyecto.

De las ocho áreas tecnológicas previamente identificadas, a los siete perfiles ocupacionales predefinidos se les encuentra utilidades y se les describen tareas relacionadas. Es decir que las siete ocupaciones serán requeridas en 2020 según señalaron los especialistas. Solo en el caso de las tecnologías de verificación se concluye que no hay una formación específica para esta área de conocimiento y entienden que el aprendizaje de la Facultad es suficiente.

Perfiles profesionales

Para los analistas consultados en el estudio, las carreras que hoy en día se dictan en distintas universidades, públicas y privadas, cumplen con las demandas del mercado. Aunque el propio informe destaca que se hace necesario mapear las ofertas de enseñanza en su detalle, contrastarlas con las demandas específicas a futuro y evaluar en los casos que haya brechas, que estas se contemplen en los programas educativos.

En este punto es en el que se está trabajando ahora, explicó a El Observador el coordinador de la División de Formación Profesional, de la Dirección Nacional de Empleo del MTSS, Mauricio Vidal, uno de los autores del trabajo.

Por ese motivo, se hará un mapeo exhaustivo de toda la oferta educativa a nivel de Uruguay vinculada al sector. En función de eso se detectarán brechas y a partir de allí se pensará en algunos perfiles profesionales que no estén conformados, se diseñará la currícula y/o la capacitación.

“Creamos perfiles profesionales vinculados al sector y los diseños curriculares. Después viene UTU, Inefop y hace la capacitación”, explicó Vidal.

Una amenaza que hacen ver los responsables del estudio es que la alta demanda por trabajadores del sector juega en contra para que logren terminarterminen sus estudios. Por ese motivo, recomiendan que se incentiven los títulos intermedios.

Por otro parte, se seguiere que existan mecanismos de diálogo permanente entre oferta y demanda laboral para que ambas partes se encuentren con éxito. Es decir, que no se demande una capacitación que no existe o que no se oferte un trabajo para el que no hay capacitación.

Aplicarán metodología para otros sectores

Si bien prefirió no compartir en qué sectores será aplicado el método de la propectiva que busca identificar necesidades educativas de antemano, se replicará en otras actividades, explicó el coordinador de la División de Formación Profesional, de la Dirección Nacional de Empleo del MTSS, Mauricio Vidal.

“Este es el puntapié inicial que nos permite seguir trabajando en lo que tiene que ver con el sector. No se agota acá sino todo lo contrario, nos permite ver cuáles son las acciones a nivel de la formación profesional del país, si podemos seguir trabajando y dónde lo podemos hacer”, dijo el coordinador.
Vidal dijo que el estudio sobre el sector de las Tecnologías de la Información es el segundo que se realiza. El primero había estado relacionado con el sector forestal.

Explicó que desde el sector privado se reciben muy bien estos trabajos y que hay una actitud proactiva para que el ambiente laboral y educativo se vean beneficiados de estas iniciativas.

TIC en Uruguay

En Uruguay hay 320 empresas y 1.600 unipersonales de profesionales. El 48% son desarrolladores de software y el 43% se dedican a la consultoría. Lo producido por el sector representa 2% del Producto Interno Bruto (PIB) y para 2020 el sector prevé exportar servicios por US$ 1.000 millones.

Fuente: El Observador.