Skip to main

Cómo hacer tu currículum sin experiencia de trabajo (paso a paso)

Ya sea que te hayas graduado o que estés estudiando aún, si estás buscando tu primer empleo, a lo mejor te hayas preguntado cómo puedes hacer un currículum sin tener experiencia de trabajo.


 

Esta inquietud es normal, debido a que muchos jóvenes observan que en la mayoría de trabajos piden “experiencia previa”. Sin embargo, tú puedes aumentar tus probabilidades de ser contratado haciendo un buen currículum, aunque no hayas trabajado antes.

Para que tu postulación sea elegible, tu currículum debe resaltar tus conocimientos técnicos y dejar ver cómo tu perfil profesional ayudará a la empresa a la que aplicas.

Por eso hoy te mostramos cómo hacer un currículum sin experiencia en 5 sencillos pasos:

1. Información básica

El primer paso para hacer tu currículum es colocar tus datos personales: Nombre, email, teléfono y ciudad de residencia.

Tu nombre debe estar bien visible para que sea lo primero que se vea en la hoja de vida. Puedes colocarle una tipografía un poco más grande que el resto. Como por ejemplo usar el estilo header de tu procesador de textos.

En cuanto a tu dirección de correo electrónico, procura usar una que se vea profesional. No uses direcciones de correo con apodos o cosas graciosas. Intenta que sea tu nombre o iniciales. Recuerda que debes reflejar seriedad y profesionalismo.

Si lo deseas, puedes agregar una fotografía tuya. Sin embargo, no es la tendencia actual, a menos que el reclutador solicite expresamente un currículum con fotografía. En caso de duda, puedes llamar para preguntar.

En cualquier caso, si decides hacerlo, usa una foto donde aparezcas con la ropa que usarías para trabajo de oficina.

No pongas fotos de tus redes sociales, por más bien que salgas, ya que eso refleja falta de seriedad. Tampoco pongas la foto del título. La idea es que sea una foto profesional, pero donde te veas sonriente.

Si no incluyes tu foto, no te preocupes. Ya habrá tiempo de que te conozcan en persona. Recuerda que el objetivo de tu currículum es que te llamen para entrevistarte, por lo que deberás prepararte también para una entrevista de trabajo exitosa. Por otro lado, puedes agregar a tu información básica tu usuario de LinkedIn, donde sí tengas tu foto de perfil.

2. Analiza la oferta y adapta tu currículum

Revisa muy bien lo que pide la oferta de trabajo a la que aplicas y escribir un párrafo breve sobre ti mismo, sobre tu grado académico, así como tus principales fortalezas y lo que deseas encontrar en un trabajo.

Por ejemplo, si lo que buscan es un diseñador gráfico, no escribas solo algo genérico como “Busco un lugar dónde desarrollar mis habilidades y crecer como profesional”. Busca ser más específico al respecto. Algo como lo siguiente:

“Licenciado en artes gráficas. Enfocado en los detalles y el cumplimiento de metas. Me gusta innovar, manteniendo siempre el enfoque en la satisfacción del cliente. Deseo formar parte de una compañía dónde hacer carrera, aportando ideas nuevas y de vanguardia en el diseño”.

Esto es sumamente importante porque tu currículum debe enfocarse totalmente a que eres EL PROFESIONAL que la empresa necesita. Es decir que no debes poner cosas que sean irrelevantes para el cargo. Debes buscar la manera de vincular todo lo que sea posible al cargo al que aplicas.

Es un error pensar que debes demostrar que trabajas “de lo que sea”. Si bien puedes ser proactivo y multitalentoso, la empresa ya tiene a otros profesionales en otras áreas y lo que busca es lo que expresan en su oferta. Enfócate en ello.

Incluso, puedes usar palabras claves que vayan acordes con valores de la empresa. Es buena idea revisar el sitio web para conocer más antes de redactar tu hoja de vida.

3. Formación académica

Agrega a tu currículum un apartado con tus estudios realizados, comenzando con el más reciente. Debes colocar el título obtenido, la institución donde estudiaste y el año de graduación. Siguiendo el ejemplo, puede ser algo como:

Licenciado en artes gráficas.

Escuela Técnica XYZ, 2010.

Luego agrega la información del grado de bachiller (high school), colocando también tu centro de estudios y año de graduación. Más allá de ello, no agregues dónde cursaste básica o grados inferiores. Piensa: Al entrevistador no le interesa dónde o en qué año aprendiste a leer.

Después de colocar tus estudios de bachiller, añade cualquier estudio técnico, posgrado, diplomado o curso libre que hayas tomado y que aporta a tus conocimientos en el área profesional.

Siguiendo con el ejemplo del diseñador, puedes agregar cursos libres de programas nuevos o sobre especialización: diseño 3D, ilustración infantil, etc.

Si no tienes experiencia en ello, incluso puedes tomar cursos rápidos online y agregar que son estudios en curso.

Recuerda que, por ser un currículum sin experiencia, debes demostrar que estás capacitado y que conoces muchas cosas novedosas que pueden aportar algo nuevo a la empresa.

Omite información irrelevante o cursos que no tengan mucho que ver con el cargo. A lo mejor un curso de gestión de proyectos es importante, pero uno de redacción, no tanto.

Como complemento, puedes agregar idiomas que hables, pero sé honesto respecto a al nivel. Por ejemplo, si no hablas inglés de manera medianamente fluida, no coloques el clásico “inglés 50%”. Es mejor poner “básico” que mentir.

Gana experiencia por cuenta propia:

Una buena idea es que, mientras buscas una plaza fija, realices trabajos freelance. Así puedes colocarlos en tu hoja de vida como trabajos o proyectos realizados.

Así, tendrás puntos a tu favor, aunque nunca hayas trabajado bajo contrato indefinido.

4. Información complementaria

Para finalizar la información de tu currículum, agrega algunas referencias personales. Esto es el nombre, cargo y número de contacto de personas que te conozcan y puedan dar fe de tu talento profesional.

Puede ser un excatedrádico para quien hayas sido un alumno destacado, uno de tus clientes freelance o incluso un excompañero de clases que pueda referirte y hablar sobre tu sentido de responsabilidad y profesionalismo. Es preferible que el cargo de la persona esté relacionado con tu área profesional. Por ejemplo:

Carlos López
Director Escuela Técnica XYZ

Dos o tres referencias son suficientes. No olvides informar a estas personas que estás en búsqueda de empleo y que podrían llamarles para pedir referencias.

5. Agrega formato a tu currículum

El último paso para tu currículum, una vez que tienes toda la información, es agregar un formato. No te preocupes si solo tienes una página como hoja de vida. Recuerda que, al ser un profesional joven, lo que importa es la calidad y que hagas ver tus conocimientos.

Procura usar un formato sobrio y con letra fácil de leer. No elijas tipografía cursiva o decorativa, porque dificulta la lectura.

No uses tampoco un tamaño de fuente muy grande. 10 o 12 es más que suficiente.

Si puedes, distribuye la información en columnas o cuadros. Incluso puedes usar barras, gráficos u otros recursos visuales para hacerlo ver.

Como aún no cuentas con experiencia, un formato bonito es un gran plus para que tu CV llame la atención y se espera que pongas algo de esmero en ello. Procurando, desde luego, no exagerar.

¡Listo!

Como ves, aunque no tengas experiencia laboral, puedes hacer mucho por lograr que tu hoja de vida destaque ante los ojos de un reclutador. Lo importante acá, como hemos señalado, es demostrar tus conocimientos, fortalezas y valores como profesional.

Apégate a la verdad, pero da énfasis a todo lo que esté relacionado con el cargo al que aplicas. Recuerda sacar varias copias de tu CV y envíalo a las empresas a las que desees aplicar.

Puedes tener más de una versión de currículum, dependiendo del cargo al que aplicas. El siguiente paso será prepararte para una entrevista de trabajo, tema que trataremos en una próxima oportunidad.

¡Muchos éxitos!

Colaboración: Patricia Gutiérrez, redactora de TopTrabajos.com, sitio informativo sobre prestaciones laborales, carrera y consejos profesionales.