Skip to main

"No es el ladrillo o lo digital, es el ladrillo y lo digital"

 
Fecha: 23/03/2020
 

Christopher Jones, CEO del grupo Ta-Ta, contó cuál será el futuro del mundo del retail y cómo está cambiando con la ayuda de la tecnología, durante la cuarta edición de Smart Talent Day.


Por: Agustín Bosdandjian

“Lo que quiero comentarles hoy es muy simple. El retail en el mundo tiene dos opciones o se pelea con lo digital o se unen, y de esa forma elaboran métodos para lograr hacer dos cosas: servir mejor a los clientes y ser más eficientes para poder sobrevivir”, afirmó Christopher al momento de presentarse.

“Hace aproximadamente un año y ocho meses decidimos cambiar el propósito de nuestra compañía. Necesitábamos que nuestra gente, nuestros clientes y la opinión publica entiendan lo que hacemos. Nos propusimos un proyecto fuerte que es ayudar a bajar el costo de vida de este país. ¿Pero cómo lo íbamos a hacer? Es muy fácil soñar de esta manera a veces”, contó a los participantes.

“Históricamente siempre se llegó a precios bajos con unas negociaciones brutales con los distribuidores, casi sangrientas” -continuó-, “en las cuales dejaba de ser una relación ganar-ganar entre proveedores y retailers. Decidimos hacerlo de una forma distinta, nadando contra la corriente, pensando distinto e innovando. Quisimos entrar en un loop de productividad, operando por menos, y ahí es donde llega la era digital”.

Para operar por menos necesitaban ser mucho más eficientes en todo. Según Jones, hace dos años un empleado de Ta-Ta demoraba 12 minutos en saber exactamente cuántas unidades vendía un producto. Hoy tan solo les toma un segundo, utilizando su teléfono celular. “Si podemos operar por menos, inmediatamente podemos bajar nuestros márgenes y vender por menos. Si vendemos por menos, vendemos más, y si vendemos más podemos comprar por menos a nuestros proveedores”, graficó.

En sus supermercados hay aproximadamente 25 mil productos y cada uno de ellos genera información. En base a eso pueden ofrecer determinadas ofertas. Por ejemplo, si alguien compró arroz, ¿por qué no ofrecerle la nueva salsa? “Lo que sucedía antes en el viejo ladrillo, donde Don José en el almacén de la esquina te recomendaba la nueva salsa, hoy lo hace una máquina que te está mandando un mensaje a tu teléfono”, dijo Christopher a modo de comparación.

“Acá empieza la parte paradigmática y es muy divertido”, acotó. “Cuando me dicen que en Uruguay las cosas no funcionan, veo gente que está picando código para empresas en Japón o Estados Unidos y es fantástico. Nos dijeron que las cajas autoservicio acá no funcionarían y ahí tienen las pruebas, hoy funcionan perfectamente”.

Lo que se viene

La incorporación de tecnología no termina ahí: también están midiendo qué productos la gente compra y cómo se comporta en las góndolas, aunque no lleve los productos. “Hay dos formas de hacerlo, y estamos jugando con las dos. Una es con video donde ves las zonas calientes. La otra es con los access points que tenemos para internet en nuestros locales. Están ‘pingueando’ continuamente a cualquier celular que esté adentro del local, lo único que necesita es tener el wifi activado. Con eso ya sabemos geográficamente dónde está en el local y cómo se está moviendo”, explicó.

En su opinión, lo importante del negocio del retail es la sumatoria. Para manejarlo bien es necesario tomar el 20% de lo que no está funcionando y llevarlo hacia el centro de la escena, para que empiece a mejorar. “Les pongo un ejemplo: imagínense que no se venden nuestras sandías en Tacuarembó. Nos equivocamos de precio, está muy alto, tenemos una verdulería que la vende más barata. ¿Qué tan rápido podemos reaccionar para cambiarlo y que los clientes nos compren la sandía a nosotros?”.

“De a poco estamos dejando que las máquinas empiecen a pensar. Tenemos expertos en Python que ven cómo se toma la experiencia de los que usan estos datos y escriben los algoritmos que siguen exactamente las mismas secuencias de pensamiento, con la única diferencia que toman miles de decisiones por segundo versus alguien que puede demorar media hora en llegar a ver el precio de la sandía. Mientras que el algoritmo esté topeado con las reglas de juego correspondientes, va a cambiar el precio automáticamente. Todos los que estén pensando en estudiar Python e ir hacia el Data Science, están en el camino adecuado”, afirmó Jones.

En setiembre de 2017, cuando Christopher llegó a Ta-Ta, trabajaban 19 personas en el sector tecnológico de la empresa. Hoy tienen más de 60 y la tecnología pasó a ser su eje fundamental, el motor del ecosistema que construyeron en el grupo junto a Multi Ahorro Hogar, BAS y Woow!, y se ramifica constantemente.

“¿Qué me imagino para lo que viene? El futuro está en video y está en voice. Lo que está pasando en los celulares con Siri de Apple, con la solución Alexa de Amazon y con Google Home. Ese es el mundo que se viene. No sabemos dónde va a terminar, pero habrá que surfear la ola de la mejor forma posible. Para mí no es el ladrillo o lo digital, para mí es el ladrillo y lo digital. Ese es el mundo que viene”, finalizó.

Accedé a las demás conferencias del Smart Talent Day 2019 aquí.